De sáker of de wik

Hoy, sin una imagen para representar al primer sáker del blog, presento al MALCABRÓN QUE EN LOS TRANSPORTES PÚBLICOS SE SIENTA EN EL ASIENTO DE DENTRO.

Sí, seguro que muchos lo habéis vivido. Os subís al autobús y buscáis con la vista un jodido asiento libre (o qué coño, VUESTRO número de asiento, si os viene el billete numerado) y cuando lo encontráis, veis que al lado de ese asiento, que está pegadito a la ventana, hay otro asiento más, pero OCUPADO.

Querido cabrón (o cabrona, que a mí me ha tocado de todo), ¿no te llega la cabeza para pensar que A LO MEJOR llega alguien más al autobús y necesita ese sitio? SIÉNTATE EN EL DE LA VENTANA Y DEJA EL OTRO LIBRE, COÑO, por lo menos hasta que el autobús se ponga en marcha, que entonces ya sí, seguro que no se sienta nadie a tu jodido lado y te puedes poner en tu puto asiento favorito sin molestar a nadie. Hijo de fruta.

Casi peor son las viejas (y aquí hago una diferenciación entre viejas y ancianas, puesto que las ancianas son mujeres mayores y las viejas son mujeres mayores molestosas, wey) que se sientan en el que les da la gana y al lado ponen una jodida bolsa. Una bolsa. Y no te atrevas a decirles que quiten la bolsa de ahí, que serás objeto de críticas durante un tiempo. Quizás es ese mismo autobús, quizás en su reunión de marujas, en cualquier jodido momento, pero lo serás. Ya lo creo que lo serás.

Y ya que me pongo con esto del autobús, también darles lo suyo a los que no se sientan en el asiento que les toca, allá esté el autobús a reventar de gente. Esos que pueden tener el asiento 4 y sentarse en el 44 sin importarles la suerte que correrá el tipo que tenga ese asiento. Especialmente brutal me pareció en mi último viaje, con el autobús petado y mi asiento, el 31, robado. Ante tal situación, me senté en el primer asiento que pillé libre, dándose la casualidad de que eran dos libres. No llevaba dos minutos ahí que vinieron los dos poseedores de los asientos. Sí, me tuve que quitar.

Me fui al siguiente asiento libre que vi y allí ya me quedé de fijo. Pero dos jóvenes hembras se acercaron a la parte trasera del autobús en la que yo me encontraba buscando su sitio con la misma suerte que la mía, solo que ellas iban juntas, de modo que de sentarse debían hacerlo separadas o no se sentaban. Fueron a sus asientos y les dijeron a las dos chicas allí sentadas: “¿aquí la gente se ha sentado donde ha querido o qué?” (algo que a mí me sonó más como “fuera de aquí, hijas de puta”) a lo que una de las sentadas dijo en un tono lastimero “msí, mno sé”, enviando a las legítimas poseedoras de los asientos a tomar por el culo. Una de estas últimas, se quejó en voz alta cerca de mi donde me encontraba yo y una de las chicas sentadas en frente de mi persona, creyendo que a lo mejor se dirigía a ella, respondió afirmativamente a su pesadumbre, como si se sintiera identificada, y la joven de la primera queja, aún de pie, afirmó “es que luego me pasa a mí y me hacen levantar siempre”. En ese momento yo también decidí unirme a la curiosa conversación improvisada diciendo “y que lo jures. Yo, por ejemplo, tenía el 31. Suerte he tenido de colocarme por aquí”.

Los lectores más avispados lo habrán adivinado: La chica sentada delante de mí, que se había quejado a gusto con la otra mujer de pie, estaba en el asiento 31.

Zorrupias.

PD:

Betifu, tenemos que hablar

Anuncios

~ por Lokosinremedio en abril 4, 2010.

2 comentarios to “De sáker of de wik”

  1. Bien, ahora actualiza otra vez.

  2. No tengo la culpa de tus gustos infantiles

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

 
A %d blogueros les gusta esto: